431 veces visto

La nueva generación de empresarios del café

A dos horas de Bucaramanga, por una carretera que serpentea hacia lo profundo de la cordillera, se encuentra Matanza, un municipio de tradición cafetera que hace 14 años vio nacer a Santiago Heredia Carrillo.

Creció al abrigo de un hogar cafetero, cuenta, y heredó el amor por la caficultura de su padre Gustavo Heredia Rodríguez, un hombre que por tres décadas, junto a su madre Claudia Yaneth Carrillo García, ha cultivado café en las montañas de Matanza.

Santiago es un joven dinámico, creativo, participativo y muy responsable en las labores que le asignan, le gustan las ciencias políticas, anhela iniciar una carrera política y participar en instancias de toma de decisiones del gobierno municipal para aportar nuevas ideas que ayuden a potenciar la caficultura de su región.

En la actualidad hace parte del proyecto ‘Una Nueva Generación de Empresarios del Café’, apoyado por la Fundación EFICO. 

En sus vacaciones apoya a sus padres en el proceso de recolección de café, una actividad que inicia en las primeras horas del día y que consiste en cosechar uno a uno los frutos de café, seleccionando los granos maduros y dejando en el árbol los que aún no lo están.

En las instalaciones de la Estación Experimental San Antonio de Cenicafé, en el municipio de Floridablanca, bajo la estrategia pedagógica Campamentos de Jóvenes Cafeteros, recibió entrenamiento en manejo agronómico del cultivo, manejo empresarial de la finca, cafés especiales, gestión empresarial y mejoramiento de la calidad del café en la finca.

Asegura que los conceptos y conocimientos de procesos adquiridos le permitirán mejorar los métodos tradicionales que realizaba en su finca junto a sus padres. Reconoce que esas labores en su finca no estaban del todo bien y sin duda el nuevo aprendizaje lo llevará a mejorar la productividad y rentabilidad de su finca.

En el laboratorio de calidades de café, Santiago recibió entrenamiento en análisis físico y sensorial del café, conocimientos que, admite, le permitirán mejorar la calidad en su finca; anhela tener su propia marca de café y ser reconocido como un joven cafetero que produce buenas tazas de café.

En los próximos meses iniciará la primera fase del proyecto, la cual consiste en sembrar 1.500 almácigos de café en el terreno que le otorgó su padre Gustavo. Con su apoyo y acompañamiento, se convertirá en un nuevo caficultor y en líder cafetero como él.

El proyecto ‘Una Nueva Generación de Empresarios, Comprometidos con la Productividad y la Calidad del Café’, en la Seccional Rionegro, del que Santiago hace parte, busca que los jóvenes cafeteros de municipios como Bucaramanga, El Playón, Floridablanca, Matanza, Piedecuesta, Rionegro, San Andrés y Tona, desarrollen su emprendimiento productivo como modelo de progreso y liderazgo regional y es cofinanciado con recursos de las fundaciones belgas EFICO y Collibri.  

Gracias a la donación de 166,558 euros, un total de 100 jóvenes cafeteros de la Seccional Rionegro recibirán capacitaciones y apoyo en diferentes temas relacionados con el cultivo del café, para que al finalizar el proyecto estén listos para tener emprendimientos con sistemas cafeteros productivos, rentables y sostenibles, siendo agentes de cambio en sus comunidades cafeteras.